Sub 17, Argentina vs. Paraguay

Llantos desconsolados, congoja e impotencia. Pero también, algunos manotazos y empujones. Así terminó la aventura de la selección argentina en el Mundial Sub 17: la increíble eliminación ante Paraguay por 3 a 2, después de ir ganando 2 a 0, dejó una última postal con una gresca entre jugadores de ambos equipos.

El estadio Kléber Andrada, de Cariacica, fue testigo de cómo los chicos se enfrentaron ante sus pares paraguayos, que se habrían pasado en los festejos finales. Tuvo que aparecer enseguida el DT Pablo Aimar para separar a los más revoltosos. Entre ellos, el N° 2 de la albiceleste, Franscico Flores, que fue a encarar al paraguayo Diego Torres. También el guaraní Junior Quiñonez comenzó a hacer ademanes de protesta, mientras que Bruno Amione se entreveró en la escaramuza.

LEÉR MÁS  Argentina-Uruguay, Cavani contra Messi

Aimar, seguramente con la educación recibida de su época de jugador Sub 20 -coincidentemente con la era de oro de José Pekerman en juveniles-, fue el primero en separar ni bien detectó la acumulación de nervios entre ambos planteles, que se enfrentaron cuando sonó el pitazo definitivo del árbitro. Pero pronto la gresca se disipó y cada equipo vivió el final de la noche a su manera: la euforia paraguaya en el vestuario y la honda tristeza argentina, que sigue padeciendo el estigma de las competencias Sub 17.