Argentina se coronó campeón sudamericano en San Luis

Los seleccionados masculino y femenino de goalball se coronaron campeones en el Sudamericano que se realizó en San Luis.

Al torneo lo organizó la Federación Internacional de Deportes para Ciegos (IBSA) y se realizó gracias al respaldo del Gobierno provincial. Participaron Bolivia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Venezuela y Argentina. Las delegaciones se alojaron en las residencias de la ULP y el albergue del “Ave Fénix”.

“El goalball crece en el país y estos logros ratifican el trabajo de los cuerpos técnicos, el nivel de los protagonistas y la importancia que le da al goalball la Comisión Directiva de FADeC”, expresó la conducción de la Federación Argentina de Ciegos.

En la cuarta y decisiva jornada del torneo, el Campus fue epicentro de las definiciones. “Los Topos” vencieron en la final 13-6 a Venezuela, y las chicas derrotaron en el partido crucial 12-8 a Chile.

LEÉR MÁS  La pediatra Susana Migliozzi es la nueva directora del Hospital de Luján

El seleccionado de varones, conducido por Martín Maidana y secundado por Jorge Disanto y Patricio Montiviero, estuvo integrado por Matías Brítez, Axel Suárez Parra, Alejandro Almada, Santiago Domínguez, Luis Fernando Rodríguez y Emanuel Jerez.

Po su parte, la selección femenina formó con Lorena Magaña, Guadalupe Romero, Mailén Benítez, Natalia Luján, Carla Peraza y Mariela Almada, dirigidas por Irina Versele, Leopoldina Capo y Tina Araujo.

Desde la Federación Internacional de Deportes para Ciegos (IBSA) agradecieron a la provincia de San Luis, por intermedio del Programa Deportes y de la gestión deportiva del Campus, por facilitar que el campeonato se desarrolle con normalidad, con todas las comodidades para las delegaciones, y con instalaciones de primer nivel internacional para la competencia.

LEÉR MÁS  Regresa “Expresarte” con el ciclo de cine debate

El deporte

Es un deporte de equipo creado especialmente para jugadores ciegos y disminuidos visuales. Se enfrentan dos equipos de tres jugadores cada uno y se basa en el uso del sentido auditivo para detectar la trayectoria de la pelota. Además, requiere una gran capacidad de orientación espacial, para ubicarse en cada momento e interceptar o lanzar.