Argentina se coronó campeón sudamericano en San Luis

Los seleccionados masculino y femenino de goalball se coronaron campeones en el Sudamericano que se realizó en San Luis.

Al torneo lo organizó la Federación Internacional de Deportes para Ciegos (IBSA) y se realizó gracias al respaldo del Gobierno provincial. Participaron Bolivia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Venezuela y Argentina. Las delegaciones se alojaron en las residencias de la ULP y el albergue del “Ave Fénix”.

“El goalball crece en el país y estos logros ratifican el trabajo de los cuerpos técnicos, el nivel de los protagonistas y la importancia que le da al goalball la Comisión Directiva de FADeC”, expresó la conducción de la Federación Argentina de Ciegos.

En la cuarta y decisiva jornada del torneo, el Campus fue epicentro de las definiciones. “Los Topos” vencieron en la final 13-6 a Venezuela, y las chicas derrotaron en el partido crucial 12-8 a Chile.

LEÉR MÁS  Dos instituciones se suman a la producción agroecológica de alimentos

El seleccionado de varones, conducido por Martín Maidana y secundado por Jorge Disanto y Patricio Montiviero, estuvo integrado por Matías Brítez, Axel Suárez Parra, Alejandro Almada, Santiago Domínguez, Luis Fernando Rodríguez y Emanuel Jerez.

Po su parte, la selección femenina formó con Lorena Magaña, Guadalupe Romero, Mailén Benítez, Natalia Luján, Carla Peraza y Mariela Almada, dirigidas por Irina Versele, Leopoldina Capo y Tina Araujo.

Desde la Federación Internacional de Deportes para Ciegos (IBSA) agradecieron a la provincia de San Luis, por intermedio del Programa Deportes y de la gestión deportiva del Campus, por facilitar que el campeonato se desarrolle con normalidad, con todas las comodidades para las delegaciones, y con instalaciones de primer nivel internacional para la competencia.

LEÉR MÁS  Distinguirán a 120 músicos de todas las regiones

El deporte

Es un deporte de equipo creado especialmente para jugadores ciegos y disminuidos visuales. Se enfrentan dos equipos de tres jugadores cada uno y se basa en el uso del sentido auditivo para detectar la trayectoria de la pelota. Además, requiere una gran capacidad de orientación espacial, para ubicarse en cada momento e interceptar o lanzar.