Argentina tiene los impuestos mas caros en autos

A partir del 1 de enero, los vehículos de un precio superior a $1.800.000 comenzarán a pagar las nuevas alícuotas de Impuestos Internos. Con esta medida, la Argentina logrará un nuevo récord, pero, como el de la inflación, no es motivo de orgullo: el de tener los autos de lujo más caros del mundo.

Marcas como Audi, BMW, Mercedes-Benz, Porsche, Ferrari, entre otras, son las más golpeadas por el “impuestazo” dispuesto por el Gobierno que provoca un aumento de entre 25% y 54% en los vehículos alcanzados. Si se toma un modelo de alguna de estas automotrices y se lo compara con el precio en el resto de América, Europa, Asia, África u Oceanía, el valor que empezará a regir desde el miércoles próximo será, sin duda, el más alto por un margen que duplica al de otras naciones. Por ejemplo, el Porsche Cayenne de 340 caballos -la entrada de gama-pasará a costar u$s200.000.

Hasta la semana pasada valía u$s154.000, teniendo en cuenta que ya pagaba este impuesto, pero en un nivel menor. Este mismo modelo se puede conseguir en u$s66.800 en Estados Unidos, un mercado con precios tradicionalmente bajos, pero en países de la región el valor fluctúa entre u$s75.000 y u$s100.000. En Europa -más precisamente en Alemania, la nación de origen- su valor es de u$s76.900. En España, salta a u$s89.200. La situación se repite en otros continentes. En Asia, en un mercado como Japón, el precio es de u$s94.000; en Australia, Oceanía, el valor es de u$s89.500 mientras que en Sudáfrica se vende a u$s86.600. Incluso, los multimillonarios de Qatar saldrán ganando respecto a los “ricos” argentinos ya que deberán desembolsar sólo u$s82.000.

Si bien se podría argumentar que el segmento de los autos importados de precios más caros es un mercado exclusivo -apenas 2% de las ventas totales- sería un consuelo efímero. En realidad, es una muestra de lo que sucede en casi toda la oferta de 0 km. También los vehículos de bajo precios son, en general, en la Argentina, más caros que en otros países. Esta presión tributaria adicional que se les aplica a los vehículos del segmento medio para arriba agrava la fuerte presión tributaria que tiene el mercado. Se estima que el 54% del valor de un 0 km son impuestos. Es decir que el consumidor, cuando compra un auto, paga por el valor de dos vehículos, sólo que uno se lo queda el Estado.

LEÉR MÁS  Informan siete nuevos fallecimientos y suman 615 los muertos por coronavirus

Tampoco tiene sentido limitar el tema de la presión impositiva récord al sector automotor. En la Argentina, casi todo es más caro que en países serios, desde la tecnología y servicios hasta indumentaria o alimentos, que consumen los sectores de menores ingresos. Es por eso que pensar que gravar en exceso bienes suntuarios es una medida de justicia social sólo podría tener lógica en un país en donde el resto de los productos sean accesibles. En este caso, no es otra cosa que una muestra más de la voracidad del Estado.

A esto se suma que ni siquiera logrará el objetivo natural de un impuesto que es recaudar. Con este impuestazo, el segmento de los autos afectados comenzará a reducirse y, en algunos casos, desaparecer, por lo que los ingresos fiscales se verán dañados. La primera escala alcanza a los vehículos de más de $1.800.000. Estos están lejos de ser considerados de lujo, ya que afecta al segmento medio. La otra escala, la más afectada, es para modelos de más de $3.700.000. Con esta medida, lo que se busca es frenar la salida de dólares a través de la compra de estos modelos de alto precio. Esto quedó claro durante la reunión que mantuvieron, hace una semana, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y los directivos de ADEFA, en la que el funcionario reconoció que lo que se buscaba era “cuidar los dólares”. El problema es que, en el mercado interno, el 70% de los 0 km que se venden son importados, desde los más baratos hasta los más caros, y los que se producen localmente tienen mayoría de autopartes importadas.

LEÉR MÁS  El precio del alcohol en gel seguirá congelado

A esto se suma que las piezas que se fabrican en el país tienen, a su vez, alto porcentaje de insumos que llegan del exterior. Es decir que la salida de divisas de este sector se produce tanto por la importación directa de modelos terminados como por los “made in Argentina”.

Con este panorama, en las concesionarias se desató una “caza” de autos de alta gama antes de que el “impuestazo” comience a regir. Algunos empresarios reconocieron que en un día venden la misma cantidad de unidades que colocaron en todo noviembre. Esta “primavera” durará hasta que se agoten los stocks o los importadores dejen de vender a la espera de los nuevos precios.