Otro desafío a Perotti por el biocombustible

Los petroleros recelan del “corte” a naftas y gasoil con etanol y biodiésel. Y avanzan en la Casa Rosada con una nueva ley de Hidrocarburos, mientras la industria basada en el agro y con epicentro en Santa Fe, reclama sin éxito porque se vence la promoción de su sector.

“Los productores de la Región Centro del país -principalmente, de Santa Fe y Córdoba- pusieron el grito en el cielo y reaccionaron”, le dijo Juan Facciano a El Litoral. El productor de biocombustibles del sur santafesino es parte de la Liga Bioenergética, un espacio público y privado que busca mantener su lugar en el mercado interno de biocombustibles.

 

En una puja entre los “jugadores nuevos” y el todopoderoso mundo del petróleo, que en la última semana difundió el adelanto de un informe, según el cual el costo fiscal del régimen de promoción de los biocombustibles alcanzó los U$ S 6000 millones en 15 años y hasta U$ S 4325 millones desde 2010.

LEÉR MÁS  Coronavirus en Argentina: cinco nuevas muertes

 

En las próximas horas Alberto Fernández enviará al Congreso para su tratamiento en sesiones extraordinarias, un proyecto de ley que establece un nuevo marco normativo para hidrocarburos convencionales y no convencionales con el fin de impulsar inversiones e incrementar la producción.

 

Representantes de ExxonMobil, PanAmerican Energy, Tecpetrol, Shell, Chevron y Total -entre otros grandes jugadores mundiales- estuvieron con Alberto Fernández la pasada semana en la Casa Rosada. Matías Kulfas busca generar unos U$ S 40 mil millones de dólares desde Vaca Muerta en 2024; es -junto al proyecto de las mineras- un horizonte “decisivo” para la economía nacional necesitada de dólares… y para el proyecto de poder oficialista.