Encuentran 600 mil vacunas vencidas que el gobierno de Macri nunca entregó

Según trascendió, son dosis de Prevenar 13, Sabin Oral antipoliomielítica, anti cólera y DPT-A que fueron adquiridas por la gestión anterior pero no se utilizaron ni distribuyeron. El Ministerio de Salud hará una denuncia penal.

El Ministerio de Salud confirmó el hallazgo de 600 mil dosis de vacunas vencidas adquiridas durante el gobierno de Mauricio Macri, que nunca se repartieron entre la población ni fueron aplicadas, y que pudieron prevenir el avance de enfermedades en edades tempranas.

El hallazgo que una vez más confirma la negligencia de la política sanitaria del gobierno de Juntos por el cambio tuvo lugar en un frigorífico de la Ciudad de Buenos Aires y será denunciado formalmente ante la justicia por la cartera que conduce Ginés González García.

Se trata de dosis de las vacunas Prevenar 13, contra el neumococo; Sabin Oral antipoliomielítica; anti cólera y DPT-A, la triple contra la difteria y el tétanos. El Ministerio confirmó que los fármacos nunca se utilizaron y por este motivo se encontraron vencidos, es decir no aptos para su aplicación.

El gasto varias veces millonario que hizo el Estado para la compra de esos insumos cayó en saco roto ante la falta de distribución por parte de las autoridades sanitarias del ministerio que durante la gestión de Macri condujeron Jorge Lemus y Adolfo Rubinstein, y que luego fue degradado al rango de secretaría con su consecuente desfinanciamiento.

Otros casos de desidia macrista

Vacunas vencidas en la provincia de Buenos Aires

No es la primera vez que sale a la luz la desidia de la gestión macrista en materia sanitaria. No bien asumió el gobierno de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires, fueron encontradas en un depósito de la localidad de Melchor Romero más de 160 mil dosis de vacunas vencidas, en condiciones de ser desechadas por no haberse mantenido la cadena de frío.

Eran dosis contra la poliomelitis, doble viral (difteria y tétanos), triple viral (sarampión, paperas y rubéola) y contra la hepatitis A y B. Tenían fecha de descarte el 26 de diciembre de 2019 y los funcionarios de la gestión macrista nunca explicaron por qué no repartieron esa medicación que estaba disponible y con la que se pudo evitar el avance de distintas enfermedades.

Las bolsas de ostomía que el PAMI no repartió

Lo mismo ocurrió en el PAMI, cuando se descubrió que la gestión anterior se había negado a repartir bolsas de ostomía a pacientes con patologías severas de intestino . Se habían comprado miles de cajas que estaban en un depósito del Correo Argentino. Algunas estaban vencidas, y las que estaban en condiciones aptas para su uso fueron repartidas recién a fines de enero de este año entre 8.300 afiliados que las habían demandado con carácter de urgencia.

«Miles de cajas no se entregaban, también descubrimos que los reintegros no llegaban y en algunos casos nos vendieron productos que el PAMI ya había comprado. Esto demuestra que hubo una gran desidia en el gobierno anterior y que los afiliados no fueron cuidados», dijo la titular del PAMI, Luana Volnovich.

Netbooks arrumbadas en un depósito

Sin embargo, la desidia de Juntos por el Cambio no se focalizó solo en el área de Salud sino también en otra que es igual de clave para garantizar los derechos elementales de la sociedad, la Educación.

En los últimos días de enero de este año, también en un depósito del Correo Argentino pero de la localidad de Tortuguitas, fueron halladas más de 100 mil netbooks, 3 mil tablets y 2 mil proyectores que tendrían que haber sido repartidas a estudiantes que habían “caído” en la educación pública.

Las computadoras y demás herramientas electrónicas destinadas a acortar la brecha digital en la educación fueron encontradas en el marco de una auditoría que la Sindicatura General de la Nación (Sigen), el organismo encargado de llevar a cabo el control interno dentro del Estado.

El material que el macrismo compró y nunca entregó había sido adquirido entre 2016 y 2017 por la empresa Educar SE y debía haber sido distribuido en el marco de los programas Escuelas del Futuro, Aprender Conectados (ex Conectar Igualdad), Aulas Digitales y Primaria Digital.

 


Fuente: Página/12