Incendios en Chubut: un hombre salvó su vida dentro de una pelopincho

Juan Ignacio Chávez relató que junto a una vecina y sus hijos se refugió en una pileta de lona cubierta con una chapa.

Los focos de incendio que se registraron en las últimas días en Chubut y Río Negro causaron decenas de heridos y evacuados y la destrucción de 250 casas. Los brigadistas buscan a 15 personas que desaparecieron.

En medio de la dramática situación, muchas personas lograron salvar su vida de milagro. Tal es el caso de Juan Ignacio Chávez, vecino de la localidad chubuense Las Golondrinas, quien tuvo que meterse a una pelopincho para no morir quemado y describió la experiencia como «muy fea y fuerte».

Cuando el incendio comenzó en su casa, Chávez salió de su vivienda pero sus perros quedaron adentro, entonces rápidamente regresó para salvarlo y el fuego lo rodeó rápidamente. «Estaba con una vecina y dos niños. Intenté salir en el auto y había llamaradas de 20 metros, todo incendiándose», describió en diálogo con Cadena 3.

«Venía fuego de arriba, abajo y los costados. Nuestra única salvación fue una pileta con agua. Nos metimos con mi vecina y los chicos y nos resguardamos con una chapa», relató.

LEÉR MÁS  El crimen del pequeño Lucio despierta indignación en La Pampa

Chávez recordó que los niños decían «nos vamos a morir, nos vamos a morir» y que lograron evitar «respirar el humo tóxico» gracias a un nylon.

Afortunadamente, fueron rescatados por un brigadista junto al hermano y la esposa del afectado; el padre de los chicos y otro vecino. «En un segundo desaparecieron diez años de esfuerzo, trabajo y sacrificio», señaló.

«Esto sucede en Chubut desde hace un par de meses, desde que se empezó con la megaminería hubo muchos focos de incendio intencionales, para quemar no se bien por qué, pero el fuego es real como la vida misma y la muerte misma», criticó.

Y expresó: «Son 400 casas, unos 10 mil que nos quedamos sin nada. No queremos que esto siga sucediendo. Basta a la gente que manda a prender fuego y quemar nuestra amada Argentina».