La Anmat prohibió una barra proteica y un aceite de coco

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Productos Médicos (ANMAT) prohibió la elaboración, fraccionamiento y comercialización de una barra energizante de granola proteica y un aceite de coco por considerarlo un «un producto ilegal» ya que carecía de registro de establecimiento y de producto.

«Prohíbese la elaboración, fraccionamiento y comercialización en todo el territorio nacional del producto: ‘Olympic, Barra energizante XL, 100% natural, sabor Crema de Maní, RNPA E/T’ y ‘Olympic, Granola proteica con Stevia fortificado con proteínas sin azúcar, RNPA E/T’, por carecer de registros de establecimiento y de producto», afirmó la Anmat a través de la Disposición 6987/2021 publicada este miércoles en el Boletín Oficial.

El caso salió a la luz a partir de un programa de monitoreo de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (ASSAL) que determinó que estos productos «no cumplirían con la normativa alimentaria vigente».

«La ASSAL emitió el Alerta Alimentaria N° 08/2021, categorizada como Clase I, dirigida a todas las autoridades sanitarias jurisdiccionales del país y a la población en general, y prohíbe la elaboración, tenencia, fraccionamiento, transporte, comercialización y exposición en todo el territorio de la República Argentina y en su caso, el decomiso, desnaturalización y destino final, del citado producto», se indicó.

LEÉR MÁS  Alberto Fernández presenta "Registradas", el plan para reducir la informalidad entre las trabajadoras de casas de familia

Además, la ANMAT prohibió la elaboración, fraccionamiento y comercialización en todo el país del ‘Aceite de coco, marca Sitaram´s, Coconut Oil Virgen Organic, Prensado en frío, Sitaram Indian Products’, por «carecer de registro de establecimiento y de producto, resultando ser en consecuencia un producto ilegal».

La medida fue formalizada a través de la Disposición 6996/2021, publicada en el Boletín Oficial, en la que también estableció comunicar la medida a las distintas cámaras de supermercados del país.

En este caso, el Departamento Vigilancia Sanitaria y Nutricional de los Alimentos del Instituto Nacional de Alimentos (INAL) recibió un reclamo de un consumidor con relación a la comercialización de este producto, que no cumpliría con la normativa alimentaria vigente.

LEÉR MÁS  El Gobierno oficializó el aumento del Salario Mínimo, Vital y Móvil

El producto no consignaba en su rótulo la información obligatoria en referencia a la identificación de origen. También carecía de registro de establecimiento y de producto, resultando ser en consecuencia un producto ilegal.

«Por tratarse de un producto que no puede ser identificado en forma fehaciente y clara como producido, elaborado y/o fraccionado en un establecimiento determinado, no podrá ser elaborado en ninguna parte del país, ni comercializado ni expendido», explicaron desde el organismo.

 

 


Fuente: Página|12