El gobernador cumplió el sueño de la vivienda propia a 14 familias de Justo Daract

En un acto cargado de emociones, Alberto Rodríguez Saá entregó las llaves de las casas a los flamantes adjudicatarios. “Que las familias accedan a la vivienda es un hecho de felicidad”, afirmó el jefe de Estado.

“Estamos en una reconstrucción y todo el dolor hay que solucionarlo ahora”, dijo el mandatario y agregó: “Las viviendas generan trabajo, solucionan problemas familiares, nos hace más fuertes y unen a las familias”.

También se refirió a iniciativas que se llevarán a cabo en materia laboral, salarial, turística y sanitaria. Al respecto de esto último, anunció que este viernes viajará a Buenos Aires, “con mucha paciencia voy a hablar del problema de los jubilados y el PAMI para que tengan la atención necesaria y San Luis pondrá la ayuda para que lo logren”, dijo.

LEÉR MÁS  CANNABIS E INDUSTRIA ECOSUSTENTABLE EN NOGOLÍ

Recordó además que mañana a las 8.00 comenzará en el Ramón Carrillo la atención en consultorios externos y el área de diagnóstico por imágenes: “Eso soluciona muchos problemas en la provincia”, afirmó.

Estuvo acompañado por el vicegobernador Eduardo Mones Ruiz; el secretario de Vivienda, Guillermo Alaniz; la presidenta de la Sociedad del Estado “Ramón Carrillo”, María José Zanglá y los intendentes de Justo Daract, Alfredo Domínguez; de Villa Mercedes, Maximiliano Frontera y de Juan Llerena, Ramón Frade.

Uno de los momentos más emotivos de la entrega fue cuando recibió su llave Miriam Díaz. Ella hace poco tiempo tuvo que pasar por una intervención quirúrgica muy compleja en la que los médicos del Policlínico Regional de Villa Mercedes le extrajeron un tumor del cerebro. “Me siento enormemente feliz, significa todo para mí”, expresó.

LEÉR MÁS  Arribó a la provincia una nueva partida del segundo componente de la vacuna Sputnik

Otra de las adjudicatarias, Mariana Lara, se mostró muy agradecida por recibir su vivienda: “Estoy súper contenta, no se puede explicar con palabras la emoción que tengo”. A su parte, Fátima Becerra, dijo sentirse “privilegiada porque es un regalo que todos esperamos tener”.