Biden y Xi cruzaron advertencias pero buscaron bajar la tensión entre ambos países

Los mandatarios mantuvieron una cumbre bilateral remota en donde intercambiaron advertencias sobre la situación en la isla de Taiwán, aunque buscaron rebajar las tensiones políticas, militares y comerciales entre las dos superpotencias.

Los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y China, Xi Jinping, intercambiaron advertencias sobre la situación en la isla de Taiwán durante una cumbre bilateral remota realizada anoche en la que, no obstante, buscaron rebajar las tensiones políticas, militares y comerciales entre las dos superpotencias.

La videoconferencia, celebrada en términos «respetuosos y sinceros», según indicó este martes un funcionario estadounidense ante periodistas, duró tres horas y media, «más de lo esperado».

Esta descripción positiva de la charla contrasta con los acalorados intercambios entre ambas potencias a principios de este año y parece marcar el inicio de lo que ambas partes esperaban sea un cambio radical en las relaciones, a pesar de que persisten importantes diferencias.

«Como he dicho antes, me parece que nuestra responsabilidad como líderes de China y Estados Unidos es asegurar que la competencia entre nuestros países no derive en un conflicto, ya se intencional o no intencional», dijo Xi al inicio de la cumbre.

«Simple, sencillamente competencia», agregó, informó la agencia de noticias china Xinhua.

LEÉR MÁS  Europa endurece la restricciones por la variante Ómicron

Xi advirtió a Biden que atizar la independencia de Taiwán, una isla de gobierno autónomo que China considera parte de su territorio, sería «jugar con fuego».

«Las autoridades taiwanesas han intentado muchas veces apoyarse en Estados Unidos para su independencia (…) Algunas personas en Estados Unidos intentan ‘usar a Taiwán para controlar a China'», dijo Xi.

«Esa tendencia es muy peligrosa y es como jugar con fuego, y quienes juegan con fuego se queman», añadió Xinhua sobre lo que parece haber sido el tramo más áspero de la charla.

En un comunicado, la Casa Blanca dijo que Biden también reafirmó su postura respecto a esta isla, cada vez bajo mayor presión militar y diplomática de Beijing.

«Estados Unidos se opone fuertemente a los intentos unilaterales para cambiar el statu quo o diezmar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán», señaló el comunicado.

El texto también reiteró la política estadounidense contraria a reconocer una eventual independencia de la isla, pero a favor de ayudar a defenderla ante hipotéticos ataques de China.

El funcionario estadounidense que habló este lunes con la prensa, que pidió no ser identificado, explicó que hubo «una extendida discusión sobre Taiwán» durante la cumbre.

LEÉR MÁS  Una científica pide más inversión en investigación para evitar que empeore la pandemia

El comunicado de la Casa Blanca también señaló que Biden mostró su preocupación por el respeto de los derechos humanos en China, especialmente en Tíbet, Hong Kong y en la región occidental de Xinjiang, donde vive la minoría musulmana uigur.

Desde la investidura de Biden en enero, ambos líderes habían hablado extensamente por teléfono dos veces. Ante la negativa de Xi de viajar al extranjero durante la pandemia, se optó por un encuentro en línea como única posibilidad de una cumbre a corto plazo.

«Si las relaciones entre China y Estados Unidos no pueden volver al pasado, deberían enfrentar el futuro», dijo hoy el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, informó la agencia de noticias AFP.