Avanza el proyecto de producción de cannabis

El proyecto de ley que creará un marco regulatorio para el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial obtuvo este miércoles dictamen de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados y quedó habilitado para ser tratado en el recinto. La iniciativa ya cuenta con media sanción del Senado.

El proyecto ya había recibido el martes el aval de la Comisión de Agricultura durante una reunión en la que participó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, para detallar las ventajas de la iniciativa.

«Es necesaria la ley de desarrollo productivo de cannabis medicinal y del cáñamo industrial porque va a generar un marco legal para el desarrollo de una industria que va a permitir el cultivo, la comercialización y la exportación del mismo”, aseguró Carolina Gaillard (Frente de Todos-Entre Ríos), al hacer referencia al proyecto.

LEÉR MÁS  El crimen del pequeño Lucio despierta indignación en La Pampa

En ese sentido, la diputada del Frente de Todos, Mara Brawer, puso de relieve que se trata de «una industria sustentable, ecológica y que genera puestos de trabajo. En el mundo hay aproximadamente 25 mil usos para la planta del cáñamo, de la cual se utilizan todas sus partes, desde la raíz hasta las hojas».

A su turno, el radical Jorge Rizzotti dijo que la ley abre “una gran posibilidad en el desarrollo local y las economías regionales”. Luego destacó que su provincia, Jujuy, es “la única productora de aceite de cannabis medicinal en el país”. “Necesitamos de esta ley fundamentalmente para seguir creciendo”, agregó.

El proyecto promueve mecanismos de autorizaciones para los productores y comercializadores, y estrategias de seguridad, fiscalización y trazabilidad en la cadena.

LEÉR MÁS  Martín Redrado criticó de manera acida las nuevas medidas del Gobierno

El objetivo del texto es brindar un marco regulatorio para la inversión pública y privada en toda la cadena del cannabis medicinal y complementar la Ley 27.350, que autoriza el uso terapéutico y paliativo del cannabis.

En el caso del cáñamo industrial, apunta a legalizar los eslabones productivos, los de comercialización y sus subproductos.