Advierten sobre la falta de guardavidas en los diques

Destacan que la vigilancia de un profesional calificado evita accidentes y muertes.

Con la llegada de las altas temperaturas, más de un puntano opta por ir a darse un chapuzón a los ríos y diques, y a veces eso implica cierto riesgo para la integridad de los bañistas. Desde la Escuela de Guardavidas de San Luis advierten sobre la falta de profesionales en algunos de los espacios habilitados para prevenir cualquier tipo de accidente.

El presidente de la escuela y delegado del sindicato, Juan Worman, señaló que “la temporada de verano a nivel nacional comenzó el 15 de noviembre y culmina el 15 de abril, por lo que los guardavidas ya deberían estar activos”.

Señaló que durante el fin de semana largo trabajó en el Parque Nativo, de Potrero de los Funes, y que hubo gran afluencia de turistas. “La gente se mete en lugares profundos. Si no hay nadie que los controle puede ocurrir una tragedia”, aseguró Worman. Detalló que el domingo un matrimonio que no sabía nadar se metió en el agua. Ambos se hundieron, dado que había una pendiente pronunciada y ellos no lo sabían.

Recordó que los primeros días de diciembre del año pasado murió un adolescente en un parador en el dique La Florida. “Lamentablemente para estas fechas hay accidentes que son prevenibles y otros que no, como es el caso de que los turistas se bañen en lugares que no están habilitados, pero los espacios que sí funcionan como balnearios ya deberían contar con un guardavidas, como es el caso del Refugio del Lago”, resaltó el especialista.

LEÉR MÁS  Alaniz participó de la 93° Asamblea del Consejo Nacional de la Vivienda

Sobre quiénes son los responsables de controlar que esto se cumpla, explicó que si bien San Luis Agua tiene la potestad de administrar diques y ríos, son los municipios de las distintas localidades los que deberían estar al tanto. “Muchos los incorporan tarde, recién para las fiestas de fin de año o en enero”, precisó.

«En la provincia hay tres escuelas de bañistas: una en la capital puntana, otra en Villa Mercedes y otra en Villa de Merlo.»

Para trabajar en la temporada de verano, según una ley nacional, los guardavidas deben rendir una reválida (una prueba anual). Allí les toman un examen teórico de reanimación cardiopulmonar (RCP) y la parte práctica, en la cual deben nadar y hacer remolques, entre otros ejercicios.

Según Worman actualmente en la provincia hay 155 bañistas habilitados, que tienen entre 18 y 60 años. Unos 70 pertenecen a San Luis capital, 60 a Villa Mercedes y 25 a la villa turística de Merlo. “Ya están listos para trabajar y tienen la libreta firmada. Forman parte de un registro que después se les entrega a los distintos municipios, como también a San Luis Agua, quienes luego los contratan”, explicó. Asimismo, destacó que en la capital puntana entrenan en el Complejo «Toribio Mendoza», en Villa Mercedes hacen lo mismo en Le Parc Club y en Merlo, en AquaVital.

LEÉR MÁS  Invirtieron más de $200 millones para mejorar el servicio eléctrico

Worman señaló que la primera función del bañista es la prevención, pero en el caso de que suceda algún incidente están capacitados para hacer las maniobras pertinentes y sacar a una persona del agua, como también brindar primeros auxilios.

“Si a una persona se le baja la presión, se atraganta o se corta, y no hay médicos ni ambulancias, los primeros en actuar son ellos. En el caso de que alguien sufra un paro cardíaco le hacen RCP hasta que lleguen los especialistas. Somos los primeros que tenemos que actuar para salvarle la vida a una persona”, afirmó.

 


Fuente: El Diario