Países Bajos teme nuevos disturbios tras el endurecimiento de restricciones anticovid

45

El Gobierno de Países Bajos tiene previsto anunciar hoy un endurecimiento de las restricciones sanitarias para frenar el aumento de casos de Covid-19 en el país, mientras la Policía teme que la decisión traiga nuevas manifestaciones y disturbios.

En una rueda de prensa programada para hoy el primer ministro, Mark Rutte, podría anunciar el cierre de bares y restaurantes desde las 17 hora local, en vez de a las 20 como hasta ahora, según informan medios locales.

Sin embargo, un endurecimiento de las medidas actuales corre el riesgo de inflamar una situación ya tensa en los Países Bajos, que acaba de salir de cuatro noches de alta tensión iniciadas hace una semana.

Las protestas tuvieron lugar en varias ciudades, incluido Rotterdam y La Haya.

«Mantenemos los oídos y los ojos abiertos y nos estamos preparando», declaró Gijs van Nimwegen, el portavoz de la policía de Rotterdam, citado por la agencia de noticias AFP.

El país europeo reintrodujo un confinamiento parcial la semana pasada, con nuevas restricciones sanitarias en el sector de la restauración.

El Gobierno planea además prohibir que los no vacunados acuden a ciertos lugares, como bares o restaurantes.

Por segundo año, los fuegos artificiales de año nuevo, que suelen dejar muchos heridos, están prohibidos, con el objetivo de no saturar  los hospitales.

Entre las medidas, el Gobierno recomienda el trabajo no presencial y no invitar a más de cuatro personas en casa.

Las manifestaciones públicas están prohibidas y los partidos de fútbol se juegan a puerta cerrada.

Pese a estas medidas, Holanda, un país de 17 millones de habitantes, registra todavía más de 22.000 nuevos contagios al día, una cifra que enciende las alarmas.

El equipo de expertos (OMT), que ofrece recomendaciones al gobierno desde el inicio de la pandemia, rechaza sin embargo el cierre de escuelas y universidades.

En las dos últimas ruedas de prensa dedicadas a la epidemia, el primer ministro se centró en los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes en La Haya, la capital económica de la exHolanda.

El viernes pasado, en Rotterdam, una protesta en contra de las restricciones, convocada en las redes sociales, terminó en disturbios, con coches incendiados y heridos, incluyendo policías.

En total, 173 personas fueron detenidas en todo el país desde el viernes. Además, dos manifestantes fueron condenados a prisión por lanzar piedras a la policía.