Masacre de pingüinos en Punta Tombo: el Ministerio de Ambiente hará una denuncia penal contra el dueño del campo

14

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, anunció que la cartera a su cargo presentará, junto con la provincia de Chubut, una denuncia penal para que se investigue la matanza de pingüinos y nidos que realizó un hombre en un área Natural Protegida de Punta Tombo

«Vamos a denunciar penalmente a los responsables de la matanza de pingüinos que se produjo en Punta Tombo. Este daño ambiental es irreparable», dijo Cabandié y agregó que «en este momento está viajando a Chubut la Brigada de Control Ambiental del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible para inspeccionar el campo donde ocurrió este delito».

La cartera de Ambiente dispuso el envío de la Brigada de Control Ambiental (BCA) al lugar para fiscalizar las presuntas infracciones a la Ley 22421 de conservación de la fauna, señaló un comunicado oficial.

LEÉR MÁS  Pondrán en marcha un programa de inclusión digital y transformación educativa en Santa Fe

«Estamos comprometidos con el bienestar animal y es por eso que vamos a buscar todas las herramientas normativas y de gestión para que estos hechos de maltrato se castiguen y no se vuelvan a repetir», remarcó Cabandié.

La masacre contra los pingüinos

La reserva natural de Punta Tombo de la provincia de Chubut alberga a una de las mayores colonias continentales de pingüinos de Magallanes del planeta, abarca unas 210 hectáreas de estepa patagónica y está ubicada sobre la costa atlántica, en el departamento Florentino Ameghino y a 110 km de la capital provincial.

«Mató a los pingüinos para facilitar su paso hacia la playa», afirmó el ministro de Turismo y Áreas Protegidas de Chubut, Enrique García.

LEÉR MÁS  Ya son tres las universidades nacionales que le exigirán a sus alumnos estar vacunados

El hombre, propietario del campo lindero al área Natural Protegida, se había abierto una calle y electrificado un acceso a la playa. Cuando las autoridades llegaron al lugar, se encontraron con que las máquinas que abrieron el terreno aplastaron más de cien nidos de pingüinos y mataron a los ejemplares adultos que los custodiaban.