Sarco, la cápsula futurista que autorizó Suiza para facilitar el suicidio asistido

24

Se podrá elegir el lugar donde instalarla. Su creador asegura que los interesados tendrán una muerte cómoda por hipoxia, pero sin ningún tipo de sufrimiento.

Tiene el aspecto de un ataúd futurista y promete crear una verdadera revolución en materia de suicidio asistido. Suiza acaba de autorizar el uso de “Sarco”, una cápsula impresa en 3D diseñada para facilitarle a cualquier persona una muerte “cómoda” y con solo apretar un botón en el lugar donde desee pasar los últimos instantes de su vida.

Su creador, el australiano Philip Nitschke, una especie de gurú de la eutanasia, dijo que hasta ahora hay dos prototipos de Sarco y un tercero que se está imprimiendo en los Países Bajos. Si todo va bien, la tercera máquina debería estar lista para funcionar en Suiza en 2022, afirmó citado por Swiss Info.

Cómo funciona Sarco, la cápsula que facilita el suicidio asistido aprobada en Suiza

Sarco es una cápsula impresa en 3D que es activada desde su interior por la persona interesada en morir. La máquina, una especie de ataúd de diseño y con tintes futuristas, puede trasladarse a cualquier sitio. De esa manera, la persona puede activarla al aire libre o en un lugar cerrado.

El procedimiento es simple: el interesado entra en la cápsula y se recuesta en ella. El aparato tiene una inclinación de 45°, lo que garantiza una mayor comodidad. Entonces la máquina hará una serie de preguntas. Luego, la persona podrá presionar un botón desde el interior de la cápsula que activará el mecanismo cuando así lo desee.

La máquina sarco podrá activarse al aire libre (Foto: redes sociales)

Según explicó Nitschke, la cápsula está instalada sobre un equipo que inundará el interior con nitrógeno. Así, se reducirá rápidamente el nivel de oxígeno del 21% al 1% en un proceso que dura aproximadamente 30 segundos. La persona se sentirá un poco desorientada y posiblemente algo eufórica antes de perder el conocimiento.

La muerte se producirá entonces por hipoxia e hipocapnia, es decir, por la privación de oxígeno y dióxido de carbono, respectivamente. “No hay pánico ni sensación de asfixia”, dijo el empresario citado por Swiss Info.

Cuándo podrá utilizarse la cápsula Sarco para facilitar el suicidio asistido

Nietschke dijo que no existe el menor problema legal en Suiza para utilizar la cápsula.

Según afirmó, la primera de las máquinas se exhibirá en el Museo de Cultura Sepulcral en Kassel, Alemania. El segundo prototipo fue dejado de lado porque no resultó estéticamente agradable.

Nitschke recordó que para llevar adelante un suicidio asistido actualmente un médico o grupo de médicos debe recetar el pentobarbital sódico y confirmar la capacidad mental de la persona que decide quitarse la vida. “Queremos eliminar cualquier tipo de evaluación psiquiátrica en este proceso y permitir que el individuo la controle por sí mismo”, indicó.

Y añadió: “Nuestro objetivo es desarrollar un sistema de detección de inteligencia artificial que determine la capacidad mental de la persona. Naturalmente, hay mucho escepticismo, especialmente por parte de los psiquiatras. Pero nuestra idea conceptual original es que la persona haga una prueba en línea y reciba un código para acceder al Sarco”.

El empresario dijo que espera que Sarco esté disponible en Suiza a partir del próximo año. “Ha sido un proyecto muy costoso hasta ahora, pero creemos que estamos muy cerca de ponerlo en marcha”, concluyó.