(AUDIO 97.1) Se inauguro el Museo a cielo abierto en Terrazas

120

En SLO Radio dialogamos con Rocio Agüero, Jefa del Programa Pinta San Luis, nos detallaba la muestra de esculturas de artistas locales, que junto a los murales forman parte del nuevo museo a cielo abierto en Terrazas del Portezuelo. Estuvo presente el gobernador de la provincia y los artistas realizadores de las obras.

Obras, artistas premiados y ubicaciones

“Flor Onírica”, Andrés Lucero Corbetta, Paseo “La Gringa Poblet”

La escultura busca  representar la simpleza de la floración de los arbustos puntanos, homenajeando la delicada tarea de estas flores en su armonía con la fauna y las estaciones.

“Zorro Gris”, Santiago Dondo, Paseo “La Gringa Poblet”

La obra hace referencia al animal autóctono de nuestra provincia. Sus dimensiones están pensadas para que se pueda apreciar a la distancia y la luminosidad de la imagen va mutando en torno a la luz natural.

“Lampalagua al acecho”, Marcelo Fredes, edificio Estrategia

Representa a este reptil autóctono de San Luis y en peligro de extinción. La obra la muestra al acecho, en un comportamiento solitario y nocturno en medio de un pastizal.

“QENTI, Guardián del tiempo”,  Julián Picos, ingreso a Terrazas, por avenida Eva Perón

El QENTI, en voz quechua, significa colibrí, ave adorada por los pueblos originarios. La obra, con la estética del origami, la componen 3 elementos: la provincia de San Luis, la Rosa de los Vientos y el ave. En el centro, el calado de los puntos cardinales, representa todos los caminos  que se pueden recorrer a lo largo de la vida.

“Hijas del Viento”, Agustina Bustos Vilela, acceso al Salón de la Puntanidad

Inspirada en la leyenda del clavel del aire, la artista encontró un hilo conductor entre la planta que nació mitológicamente de un femicidio y trazó un paralelismo con la contemporaneidad del empoderamiento de la mujer y su lucha contra las injusticias sociales. La figura de la mujer, representada en la flor, simboliza en su verticalidad la fuerza para resurgir.

“Aroma”, Mariela Fernanda Paniagua, edificio Estrategia

La escultura es una réplica a gran escala de la flor del Acacia Caven, de perfume y color únicos que son parte del escenario del monte cuyano. La ubicación de la obra y el material de construcción guardan una profunda conexión: el espejado del aluminio tomará, en primavera, un color amarillento, logrando así la mimetización con el monte y El Aromo.

“Guardianes de la matriz sutil”, Javi Ku, edificio Capital

Plantea el concepto de biodiversidad sustentable natural, como una estructura imperceptible que organiza el ecosistema. Compuesta por 3 módulos, la obra recrea una planta con una simetría radial. Un cuarto elemento, en el centro, aparece como “Guardianes de la Matriz sutil” de la serranía: las lechuzas simbolizando los sueños, y sobre ellas, floreciendo hojas y capullos.

“El Centinela”, Bettina Tarquini, edificio Conservador

La creación escultórica fue inspirada en el caburé grande, logrando una pieza de grandes ojos realistas que miran y vigilan, y un cuerpo con aspecto oxidado que comulga con el entorno paisajístico. Aprovechando el viento, su cabeza genera movimiento y además su plumaje, compuesto por elementos colgantes en acero inoxidable, crean sonoridad.