Prevención de incendios forestales: el Gobierno concluyó la obra de picadas cortafuego

76

El Proyecto Ambiental “Prevención de incendios forestales” finalizó la construcción de 135 km de anillos cortafuego en nueve localidades del mapa sanluiseño. La acción tiene como objetivo resguardar a la comunidad que habita en zonas que presentan mayor riesgo de incendio y preservar el patrimonio natural puntano.

Con una inversión de $60 millones, el Gobierno de San Luis finalizó la construcción de 135 kilómetros de anillos cortafuego en nueve localidades de la provincia: Villa de Merlo, Cortaderas, Los Molles, Estancia Grande, Villa de la Quebrada, Nogolí, Potrero de los Funes, El Volcán, y la localidad de Carpintería que concluirá la obra durante los próximos días.

La política ambiental comenzó a desarrollarse a fines del año pasado en las Sierras de los Comechingones y en las Sierras Centrales, con el objetivo de abarcar a 300 hectáreas en las localidades que presentan mayor riesgo ígneo y que necesitan adaptar sus espacios en el acceso de las unidades de combate y control ante eventuales incendios.

LEÉR MÁS  El Gobierno incorporará alumnos de la Universidad Católica de Cuyo a través de pasantías educativas

La acción trae múltiples beneficios para la naturaleza puntana y la salud de la comunidad, ya que las localidades en las que se construyen las picadas cortafuego son áreas conformadas por urbanizaciones, viviendas y vegetación y requiere mayor protección en temporada alta de riesgos ígneos que comienza en el mes de julio y se extiende hasta noviembre.

Asimismo el equipo ambiental informó que el próximo paso a implementar será el llamado a licitación para realizar actividades de repaso y mantenimiento en las localidades que ya disponen de anillos de etapas anteriores.

Análisis y selección de terreno para la construcción de picadas cortafuegos

La selección de zonas para construir los anillos cortafuego se determinó teniendo en cuenta la topografía de cada localidad, lo que genera el menor impacto posible en la naturaleza. En este sentido, las obras se trazan de diferentes dimensiones (entre 35 y 50 metros) considerando la exposición a la erosión del suelo, las características del terreno, las pendientes que presenta y los ecosistemas que lo conforman.