Estudiantes de cinco escuelas secundarias porteñas decidieron continuar con las tomas en reclamo de más y mejores viandas, soluciones a problemas de infraestructura y contra las pasantías laborales obligatorias y no rentadas. El conflicto sumará este martes un paro de los docentes. Mientras tanto, la lucha de la comunidad educativa recibió el apoyo de organismos de derechos humanos, encabezados por Abuelas de Plaza de Mayo, que repudiaron las «estrategias de criminalización» a alumnos y familias ejercidas por el gobierno porteño que encabeza Horacio Rodríguez Larreta.

Las asambleas estudiantiles resolvieron continuar con las tomas en la Escuela Superior de Educación Artística en Artes Visuales Rogelio Yrurtia, la escuela “Rodolfo Walsh”, la Técnica N° 6 Fernando Fader, el Normal Superior en Lenguas Vivas Sofía Esther Broquen de Spangenberg y la escuela “Manuel Belgrano”. Los alumnos del Yrutia y Fader decidirán este martes en asamblea la continuidad del plan de lucha. Por su parte, los estudiantes de la Escuela de Música “Juan Pedro Esnaola” y de la Escuela de Arte de Cerámica 1 resolvieron levantar la ocupación que mantenían desde la semana pasada, a la espera de que las autoridades porteñas se avengan a dialogar y atender los reclamos.

Las organizaciones de derechos humanos respaldaron los reclamos de los estudiantes porteños y se solidarizaron con ellos y sus familias por las amenazas de las autoridades de CABA. «Aquí estamos para apoyarlos, chicos, sus reclamos son justos. Me siento conmovida al ver que no bajan los brazos a pesar de las amenazas. Por ustedes, los lápices siguen escribiendo», dijo Taty Almeida, referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, durante una conferencia de prensa realizada en la casa de la Abuelas de Plaza de Mayo, donde también hubo representantes de Hijos, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), Los 12 de la Santa Cruz, Buena Memoria, Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas, y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), entre otras organizaciones.

«Nos solidarizamos con los estudiantes criminalizados por el Gobierno de la Ciudad», remarcó Taty Almeida. Luego, Agustina, de la escuela normal Lenguas Vivas Sofía Broquen de Spangenberg, sintetizó que en su caso el «principal reclamo son las pasantías mal implementadas». Malena, del colegio Manuel Belgrano del barrio de Barracas, describió otro de los reclamos estudiantiles: «Estamos 11 horas cátedra en el establecimiento y las viandas tienen un valor nutricional muy bajo; nos cansamos de reclamar que vienen en mal estado; exigimos una mesa de diálogo».

En la conferencia de prensa también estuvieron maestros, representantes de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y la Asociación Docente Ademys, que realizarán este martes un paro con movilización a la Jefatura de Gobierno para denunciar el «maltrato y ajuste» a la educación y exigir una «urgente convocatoria a la mesa salarial». Los gremios se concentrarán a partir de las 16 en el colegio Mariano Acosta, ubicado en Urquiza al 277, y a partir de las 17 en las calles Caseros y La Rioja para marchar a la Jefatura del Gobierno.

La movilización también fue convocada por la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB) y la Coordinadora de Estudiantes Terciarios (CET), entre otras organizaciones estudiantiles.

Repudio a Acuña

Tras el envío de policías y cartas documento a las casas de alumnos, el conflicto sumó tensión en las últimas horas por los dichos de la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, quien aseguró que quienes participan de las tomas deberán «hacer medidas compensatorias» como «ir a las escuelas los sábados». «Si en el segundo bimestre no recuperan la regularidad, no van a poder acreditar las materias, lo que en nuestra época se llamaba ‘quedar libre'», amenazó la funcionaria.

Florencia Avilés, presidenta del centro de estudiantes de la Escuela Superior de Educación Artística Manuel Belgrano, consideró «bastante insufrible la situación de que ella siga hablando y diciendo que vamos a quedar libres y no se pueda sentar a charlar, a pensar una educación con nosotros y nada más nos ponga palos en la rueda en el conflicto».

Violencia política

La ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta, recibió este lunes a las dirigentas estudiantiles de los colegios secundarios que sufrieron violencia política, en el marco del conflicto que mantienen con el gobierno porteño. Del encuentro participaron referentas de la Escuela Técnica Nº 15 «Maipú», del IES Lenguas Vivas » Juan Ramon Fernández», del colegio Normal 8, del colegio Julio Cortázar y del colegio Nicolás Avellaneda.

“Escuchamos y acompañamos a las representantes de los centros de estudiantes de los colegios secundarios que sufrieron violencia política, a través de mensajes en redes sociales y medios de comunicación marcados por el hostigamiento y el odio. Frente a la violencia política que busca disciplinarlas, tejemos redes y pensamos estrategias políticas para que se garanticen sus derechos”, dijo Gómez Alcorta.