La reparación integral de la arteria, que atraviesa de sur a norte a la ciudad cabecera del departamento Pedernera, se va cumpliendo conforme a los tiempos previstos con cuadrillas distribuidas en distintos tramos, realizando la repavimentación de la carpeta, tarea que también abarca algunas calles perpendiculares y la reconstrucción de cordones, en tanto que el recambio de cañerías del acueducto constituye otro de los grandes beneficios que brindará la obra que llevan adelante el Gobierno de la provincia y la Municipalidad de Villa Mercedes.

Una de las preocupaciones previas al inicio de los trabajos de los frentistas y comerciantes, fue cómo sería la convivencia con cortes de tránsito y movimiento de maquinarias, sin embargo, la obra se desarrolla sin generar mayores inconvenientes. “Los encargados nos avisan con tiempo las maniobras que deben hacer, lo que nos permite tomar los recaudos necesarios y así poder trabajar de manera normal”, explicó en ese sentido Sofía Magallanes, gerente de la estación de servicio YPF 25 de Mayo, ubicada sobre la citada avenida, entre Betbeder y Coronel Iseas.

Y además precisó que, “cuando se debe interrumpir el paso de vehículos por la avenida, se nos alerta y de esa manera podemos habilitar una parte de la isla para que, quienes carguen combustible, puedan girar dentro del predio y salir por Betbeder. No genera ningún problema y nos adecuamos a las circunstancias, además vivimos este proceso con mucha expectativa pues la obra es muy necesaria. Además en lo que se refiere a nosotros también estamos atravesando una transformación, con la nueva imagen de YPF, que se va dando a la par de estos trabajos”.

Mientras tanto, quienes tienen sus domicilios y comercios a pocas cuadras, aguardan la llegada de las cuadrillas y el inicio de los trabajos. Gabriel Navarro, propietario de la concesionaria Navarro Motos, sostuvo que “tenemos muchas expectativas con esta obra desde su anuncio, tanto por la repavimentación como por el acueducto. El estado de la avenida hace que cuando circulan los vehículos, crujan las aberturas, seguramente por cómo ha ido cediendo la carpeta asfáltica, mientras que cada vez que se rompen las cañerías, las excavaciones provocan que el local se nos llene de polvo. Son trastornos que esperamos no tener que padecer una vez terminada esta intervención”.

El comerciante añadió que “también será muy importante el cambio estético con la avenida transformada, lo que me lleva a recordar que ‘don Panza’, un conocido tapicero que hubo en la zona, decía siempre que por la 25 de Mayo pasa la Argentina, algo que es muy cierto pues es impresionante la cantidad de viajeros que día a día transitan por esta avenida con diversos destinos”.