El nuevo espacio, que funciona en el SUM Municipal de la localidad, tuvo una inversión superior a los $5 millones y contará con el recurso humano calificado para acompañar a las personas que víctimas de violencia. Minutos antes de esta inauguración, el primer mandatario provincial, visitó la hostería local, una obra que fortalecerá la oferta turística de la región.

Acompañado por integrantes de su Gabinete, el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, sigue adelante con su política de gestión para erradicar los distintos tipos de violencias y con ese objetivo inauguró una nueva oficina de atención y contención a las víctimas de ese flagelo.

Este espacio funciona con el recurso humano óptimo, en el SUM municipal de Villa de la Quebrada. A este edificio se le realizó el mantenimiento general y de sus instalaciones, el cambio a nuevo de los artefactos, la reparación de revoques y techos, pintura completa, iluminación, renovación de la fachada, vereda municipal y modificaciones internas para la nueva oficina con equipamiento general, y todos los nexos necesarios para su correcta puesta en marcha. La Provincia invirtió más de $5 millones para la puesta en valor.

Este nuevo espacio se suma a las consejerías integrales, que ya funcionan en el departamento Belgrano para brindar ayuda en caso de violencia, en Nogolí, Los Manantiales y Suyuque-Los Molles.

La tradicional hostería de Villa de la Quebrada está próxima a abrir sus puertas

Momentos antes de la inauguración, el jefe de Estado inspeccionó el avance de obra del edificio de la hostería de la capital de la fe. Enmarcado en el Plan Nacional “50 Destinos”, el proyecto que se encuentra en la etapa final y se realiza con mano de obra 100% local, incluye la puesta en valor de 8 habitaciones con sus baños privados, la cocina, el depósito, sala de estar y comedor general y los espacios exteriores entre otros. La inversión es de casi $19 millones para este establecimiento sea funcional, atractivo y confortable para los visitantes.

La renovación de la tradicional hostería permitirá tener más plazas de hospedaje, sobre todo durante la fiesta del Cristo de la Quebrada y creará nuevos puestos de trabajo, fortaleciendo aún más la actividad turística y el propiciando el desarrollo socio económico de la región.