Las fuerzas de seguridad israelíes abrieron fuego contra un palestino de 20 años en la puertas de entrada a la Ciudad Vieja de Jerusalén, mataron a otros dos en una incursión en el campamento de refugiados de Jenin y a un cuarto en Beit Duqqu.

Palestina afirmó que cuatro palestinos murieron este jueves baleados por las fuerzas de seguridad israelíes en episodios separados en los territorios ocupados de Cisjordania, e Israel dijo más tarde que cuatro cohetes le fueron lanzados desde la Franja de Gaza.

La agencia de noticias palestina Wafa informó que las fuerzas de seguridad israelíes abrieron fuego contra un palestino de 20 años, Amer Bader, en las inmediaciones de una de las puertas de entrada a la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Tras el hecho, las tropas cerraron todas las puertas, impidiendo el ingreso tanto a la Ciudad Vieja como a la Mezquita de Al Aqsa, en Jerusalén Este, sector palestino ocupado desde 1967 y anexado por Israel.

Según un comunicado de la Policía israelí, “al ser interpelado por los uniformados”, un “sospechoso” no identificado de inmediato “sacó un cuchillo y apuñaló a un oficial”, informó la agencia de noticias AFP.

La nota agregó que tres oficiales resultaron heridos y fueron trasladados a hospitales de Jerusalén.

En un episodio separado, otros dos palestinos murieron en una incursión de las fuerzas especiales de Israel en el campamento de refugiados de Jenin, en el norte de Cisjordania.

Las fuerzas de seguridad cerraron todas las puertas, impidiendo el ingreso tanto a la Ciudad Vieja.

“Hay dos mártires muertos por disparos de las fuerzas de ocupación y cuatro personas heridas”, informó el Ministerio de Salud palestino en un comunicado.

Según Wafa, uno de los muertos llegó al Hospital Gubernamental de Jenin en estrado crítico tras ser alcanzado por balas reales en el abdomen, el pecho y la cabeza.

Según fuentes locales, uno de los dos hombres era Faruq Jamil Salameh, de 28 años, comandante de las brigadas Al-Quds, brazo armado del movimiento de resistencia Yihad islámica.

Fuentes israelíes dijeron que sus fuerzas atacaron a los residentes del campo que se resistieron durante la operación y dos resultaron heridos.

Además, informaron que mataron a otro palestino en Beit Duqqu, un pueblo ubicado a unos 50 kilómetros al norte de Jerusalén.

El Ministerio de Salud palestino afirmó que Daud Mahmud Khalil Rayan, de 42 años, falleció por un disparo «en pleno corazón» durante un homenaje a un palestino muerto el día anterior tras llevar a cabo un ataque antiisraelí.

Los ataques se produjeron dos días después de las elecciones legislativas en Israel, en las que el expremier Benjamin Netanyahu y sus aliados de extrema derecha se ubicaron a la cabeza y quedaron muy cerca de poder formar Gobierno.

Más tarde, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) reportaron el lanzamiento desde la Franja de Gaza hacia territorio israelí de cuatro cohetes, uno de los cuales fue interceptado, mientras los otros tres no llegaron a destino.

Este jueves por la noche, las sirenas de alerta aérea comenzaron a sonar en las ciudades de Kissufim, Ein HaShlosha y Nirim, todas ellas ubicadas cerca de la frontera con Gaza, según el diario The Times of Israel.

Las Fuerzas de Defensa aclararon que el sistema de defensa aérea del país, conocido como Cúpula de Hierro (Iron Dome, en inglés), logró interceptar uno de los proyectiles.

Asimismo, los otros tres no llegaron a hacer sonar las alarmas, por lo que estimaron que quedaron cortos y terminaron cayendo sobre territorio palestino.

Israel no reportó fallecidos ni heridos por los cohetes, según la agencia Europa Press.