El ministro de Economía, Sergio Massa, afirmó que la situación económica “todavía es crítica”, pese a que dijo que cumplirá las metas fijadas con el Fondo Monetario, que busca llegar a diciembre de 2023 con una inflación por debajo del 3% mensual y que el viernes anunciará un congelamiento de precios de 1400 productos. Massa no quiso dar precisiones sobre si habrá o no un nuevo dólar soja en el futuro cercano en medio de la sangría de reservas.

En una entrevista con TN, señaló que anunciará el programa Precios Justos. Massa aclaró que incluye a más de 100 empresas que representan el 86% del consumo de los argentinos. Dijo que serán 1400 precios “fijos” por 120 días. El resto de los productos de esas empresas sólo crecerán 4% por mes. Admitió que les ofrecieron a las firmas garantías para poder importar sus productos como contrapartida.

“Mi principal obligación para el 2023 es bajar la inflación”, dijo cuando le preguntaron por posibles candidaturas presidenciales para el año que viene. Antes había dicho que buscaría que en diciembre de 2023 se llegara con una suba de precios de menos del 3% mensual. Criticó entonces a Mauricio Macri cuando minimizó la dificultad de resolver el problema. “Hay que construir superávit fiscal para cuidar nuestro gasto público, superávit comercial para vender trabajo argentino al mundo y acumular reservas para tener una moneda fuerte y creíble”, agregó.

“Hay que cuidar en qué se gastan los dólares”, dijo el ministro de Economía, que criticó el “festival de importaciones”. Dijo que más de 28.000 empresas ya pudieron operar con el SIRA, el nuevo sistema de permisos de importación. Las empresas vienen criticando duramente el “apagón” y la falta de insumos para producir.

“Creo que vamos a crear con mayor nivel de acumulación de reservas que lo que tenemos hoy”, dijo Massa y agregó: “Ordenamos y bastante el régimen de importaciones”. Luego celebró la decisión de las devaluaciones fiscales, la imposición del dólar Qatar, ya que dijo que demuestra que cuáles son “las prioridades en el funcionamiento del mercado de cambios”. Luego remarcó, en ese sentido: “Los dólares son para la producción”. Antes, había remarcado el crecimiento de las exportaciones, pero no había aclarado si habrá o no un nuevo mecanismo similar al dólar soja para sumar dólares.

Un contexto complejo

La situación económica enfrenta hoy varios desafíos, pero el principal es la escasez de dólares en el Banco Central (BCRA). Pese a medidas oficiales, como el dólar Qatar o las limitaciones a las importaciones, la entidad monetaria que dirige Miguel Pesce sigue perdiendo reservas. Hoy resignó US$80 millones para no tener que acelerar el tipo de cambio y lleva ya vendidos US$618 millones en lo que va del mes. Se trata de la segunda marca mensual más alta en el año.

En ese sentido, crecen los rumores de que el Ministerio de Economía deberá tomar nuevas medidas para poder llegar hasta el período de liquidación de la cosecha gruesa. Por otra parte, la restricción de divisas comenzó a afectar a la industria y a la construcción, que mostraron en septiembre caídas mensuales.

Por otra parte, la inflación –y el impacto en las jubilaciones y los salarios formales e informales– es un desvelo de Cristina Kirchner, que profundiza la presión sobre Massa, encargado del ordenamiento de las cuentas fiscales en el marco de un acuerdo con el FMI. El dato de inflación de octubre de la ciudad de Buenos Aires marcó un 7%, muy por encima del 6,2% que registró en septiembre el Indec. Los analistas privados creen que la suba de precios se aceleró nuevamente y que el organismo que dirige Marco Lavagna volverá a dar malas noticias el próximo martes, cuando publique el IPC.

Massa prometió en el presupuesto que desacelerará en 2023 la inflación más de 30 puntos porcentuales, del 95% previsto para este año a 60%, según el presupuesto que se aprobaría para el año que viene. Son datos que el ministro de Economía, y su equipo, trabajarán desde el viernes con los enviados del organismo, con los que se comenzará a debatir el cumplimiento de las metas del tercer trimestre del programa de Facilidades Extendidas (EEF, según las siglas en inglés).

Massa se reunió en el Palacio de Hacienda con los líderes de las principales empresas cripto en la previa a la conferencia Latinoamericana de Bitcoin y Blockchain (Labitconf). El timing fue malo. El mundo cripto sufrió hoy un cimbronazo luego de una que empresa del sector mostrara un problema de solvencia. Las caídas de las cotizaciones fueron grandes. “Si tuviéramos libre circulación de crypto, pero dentro del régimen jurídico y tributario argentino, no habría problemas porque no se afectarían a las reservas”, afirmó el ministro de Economía a los participantes, entre los que estuvieron Agustín Ferrari (Globant), Juan Pablo Fridenberg (Lemon) o Carlos Maslatón (Lirium), entre otros.