El presidente Alberto Fernández calificó de “muy bueno” el encuentro  con Kristalina Georgieva y aseguró que durante la reunión que él y los principales funcionarios que lo acompañaron durante su gira por Indonesia mantuvieron con la titular del Fondo Monetario la Argentina no propuso modificar el programa acordado para el pago de la deuda con ese organismo, aunque sí pidió que se contemple la situación económica internacional. “Tenemos que cumplirlo porque hay que ordenarse fiscalmente”, puntualizó el jefe de Estado.

“No es el propósito de nosotros modificar el programa. Tenemos que cumplirlo porque hay que ordenarse fiscalmente”, afirmó el mandatario y explicó que, en ese sentido, de lo que se habló con los  representantes del FMI fue de “entender el contexto en el que estamos”. Porque si bien “el programa es un escenario que uno construye y el que cumple objetivos (metas), el escenario ha cambiado”.

Los sobrecargos de la deuda

Además, destacó que el organismo internacional se comprometió a discutir en su Directorio otro de los planteos que hizo el gobierno argentino: “La revisión de los sobrecargos que pagan los países endeudados” que, como consecuencia de la guerra entre Ucrania y Rusia, se volvieron “aún más negativos”.

Son tasas muy altas que no tienen ninguna explicación lógica. Lo hablamos con Kristalina y dijo que está dispuesta llevarlo al Directorio, así que ahí hay que dar una pelea” para convencer a los funcionarios del FMI sobre la necesidad de una modificación en ese sentido.

«¿Quién paga los costos que la guerra?»

Durante una entrevista por Radio 10, el jefe de Estado planteó que una de las claves que discutió con Georgieva fue lo mismo que la Argentina planteó en la Cumbre del G20: “Resolver la pregunta ‘quién paga los costos que la guerra (entre Rusia y Ucrania) le implicó a la Argentina” y a los países endeudados.

A la Argentina esta guerra le costó 5 mil millones de dólares. Quién se va a hacer cargo de ese dinero con el que nosotros tuvimos que pagar más en concepto de energía, alimentos y fertilizantes, porque esto repercute negativamente en el programa que queremos llevar adelante”, planteó Fernández.

Georgieva, por su parte, “entendió” el planteo, aseguró el Presidente. Y no solo eso, sino que “compartió nuestra mirada y quedamos en seguir trabajando juntos para ver cómo seguimos adelante”.

“Argentina está haciendo un enorme esfuerzo, cumpliendo los objetivos en un escenario de crecimiento y de mayor producción. Todos los meses vemos cómo crece la inversión, las exportaciones y la creación de trabajo”.

El llamado de Cristina Kirchner

Por otra parte, reiteró su agradecimiento por la “solidaridad y preocupación” que recibió a causa del problema de salud que tuvo durante la gira. “Fue un mal momento. Tuve un problema estomacal que nunca se había manifestado en forma de que el estómago sangre” y que, según le transmitieron los médicos, también fue producto del “estrés y los nervios” previos a la gira por Indonesia. “Por eso los médicos me pidieron que pare un poco”, reconoció.

Contó también que, por este motivo, recibió un llamado personal de parte de la vicepresidenta Cristina Kirchner. “Ayer me llamó preocupada por mi salud, cosa que agradezco y valoro mucho”, concluyó.

«La inflación empezó a bajar»

Alberto Fernández también se expresó sobre «el principal» problema que atraviesa el país en materia de precios y salarios. «Tenemos que resolver el problema inflacionario y de la distribución de ingreso, que son los dos déficit” que tiene la gestión del Frente de Todos.

En este sentido, el jefe de Estado ponderó que “el índice de inflación haya empezado a bajar” y que el mes pasado haya descendido al 6,3 por ciento, tal como ayer lo precisó la medición de septiembre del Indec.

“La inflación lastima a los argentinos y sabemos que es muy nociva”, dijo y planteó una crítica a la Corte Suprema y a la Justicia Federal por no resolver una cuestión que pega de lleno en la medición inflacionaria.

«Mirábamos con Sergio Massa el detalle de la suba de precios en telecomunicaciones y ahí es donde uno se da cuenta cómo influye en el índice de inflación el precio el cable, la internet y los teléfonos móviles”, contó. El mandatario recordó que el gobierno nacional pretendió declarar a ese servicio como “esencial” para poder regular sus precios, pero el máximo tribuna intervino en contra de esa iniciativa.

«Estamos esperando que los jueces resuelvan los amparos (presentados en contra) porque la corte se expidió sobre una cautelar, rechazándola. Es decir que no se aplica el decreto hasta que no se resuelva el amparo. Sería bueno que se agilice la resolución del amparo y que se entienda la trascendencia que tiene un servicio esencial como las telecomunicaciones”, insistió.

Para cerrar su mirada sobre el tema inflacionario, Fernández se expresó “confiado en que vamos a poder lograr” los objetivos del programa Precios Justos, lanzado la semana pasada y que incluye un paquete de casi 2 mil productos de primera necesidad con precios congelados hasta febrero próximo.