El canciller Santiago Cafiero contó que habló con el presidente estadounidense Joseph Biden en la Cumbre del G20 en Bali, Indonesia, donde marcaron la importancia de construir «una agenda positiva» para la región de América Latina y destacó que «hay que buscar integrar y no desintegrar».

«Le dejé un saludo de parte del Presidente (Alberto Fernández), le comenté que se sentía bien, que hubiera querido estar, pero que estaba en el hotel descansando por el tema de salud que había tenido, y le conté algo que Alberto me había dicho que conversemos sobre las elecciones de medio término», dijo Cafiero en rueda de prensa, en medio de una escala en Madrid.

«Le dije que fue un alivio que él haya tenido el resultado que tuvo y que fue una buena noticia para muchos, para toda América Latina», acotó el Canciller, y aportó que «de ese modo pensamos que se puede continuar construyendo una agenda positiva para la región y la Argentina«.

«Scholz me preguntó cómo estaba América Latina y le conté los cambios de signo político de la región que habían sido muy positivos». Foto Presidencia.

Biden «estaba muy conforme, muy contento con la elección, agradecía la mirada que teníamos nosotros y que efectivamente había que hacer un trabajo de abordaje constructivo con América Latina, muy importante sobre todo en este momento donde hay que buscar integrar y no desintegrar», refirió el canciller.

«Hablamos en términos generales de la región», refirió Cafiero, «de la Celac, del trabajo que estábamos haciendo nosotros, de trabajar con todos los países y que ese era el abordaje que había que llevar adelante».

Brasil y la relación con el Fondo Monetario Internacional

Cafiero no habló con Biden del triunfo de Luis Inácio Lula Da SIlva en Brasil pero sí tocó ese tema con el presidente francés Emmanuel Macron, con quien «Alberto ya había hablado».

En torno a eso, el Canciller también dialogó «con (el mandatario español) Pedro Sánchez y con (el canciller de Alemania) Olaf Scholz, sobre cuál era el impacto de Lula en la región», y «les dije que era positivo».

«Scholz me preguntó cómo estaba América Latina y le conté los cambios de signo político de la región que habían sido muy positivos y que tienen una mirada muy similar con respecto a la necesidad de achicar las brechas de desigualdad; y que si bien después cada país tiene sus complejidades, nos une una agenda bastante más homogénea», sintetizó.

En cuanto a la reunión con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva (FMI), consideró que «fue muy buena, para poder avanzar en los temas de agenda que tenemos«, y expresó que «el saldo fue el de continuar trabajando en el programa».

Cafiero marcó la importancia de «hablar del financiamiento con respecto al cambio climático, de la transición energética». Foto Presidencia.

Cafiero indicó que «hubo un buen aporte de (el ministro de Economía, Sergio) Massa, al entregar un informe sobre el precio de la guerra y la necesidad de que eso tenga algún entendimiento, y la insistencia con el tema de los sobrecargos. Eso son para la Argentina mil millones de dólares por año que ya los estamos pagando», detalló.

El FMI es un cuerpo colegiado «y la decisión de sobrecargos es una decisión sistémica» que tiene que ver con «múltiples efectos», entre ellos la guerra, y afecta a «múltiples países porque está desde Ucrania, Ecuador, hasta Egipto», explicó el funcionario.

«Hay diferentes países afectados por la guerra, el cambio climático, que están sobre endeudados, por distintas razones todos estamos planteando esto», completó.

Cafiero habló con Biden en el marco de una visita al Bosque de Manglares de Taman Hutan Raya Ngurah Rai, junto a los otros líderes mundiales, en reemplazo del jefe de Estado y que se realizó «para concientizar sobre el cambio climático», en un lugar donde se «está haciendo resiembra» de esa especie, «que captura cuatro veces más de dióxido de carbono, pero por el cambio climático se habían deteriorado», explicó el canciller.

«Esa acción se demoró porque hubo una reunión de urgencia de los miembros de la OTAN que estaban en el G20 por el misil que cayó en Polonia, donde se lamentaron las dos muertes y había mucha preocupación», añadió.

«Hicimos una reunión general, donde conversamos distintas cuestiones vinculadas a esa preocupación. Muchos países ya tenían la información de que el suceso había sido una externalidad producto del enfrentamiento, pero que no había sido un ataque deliberado de ninguno. De todos modos, Polonia movilizaba recursos militares para la zona», agregó.

«Me preguntaron por la salud de Alberto Fernández. Pedro Sánchez, Macron y Olaf Scholz, con el que estuve conversando mucho porque estábamos sentados al lado», indicó.

«Primero (Scholz) me mandó saludos para Alberto, muchos de ellos estaban y se corrió el comentario de lo que había sucedido, pero todos se quedaron tranquilos porque Alberto ya estaba bien e incluso Pedro Sánchez y Macron, que se habían mandado mensajes con él, también asentían cuando contaba que ya estaba mejor y que estaba superada la situación», afirmó.

Cafiero: «Macron está incorporando la agenda del sur global, donde uno de los pilares, según su óptica, es Alberto Fernández».

El balance de la gira

En cuanto a la gira, resumida en tres partes, tuvo en la primera parada en Francia a Fernández y Macron con «un acercamiento estrecho con miradas similares sobre cómo abordar la política exterior, pero con diferencias en temas puntuales», señaló el ministro.

Cafiero indicó que «los dos no hacen la misma hoja de ruta, pero sí se notó mucha sintonía en buscar entender la mirada del otro».

«No solo por la reunión bilateral, que fue muy buena, sino porque Macron es alguien que está incorporando a su visión de la política exterior la agenda del sur global, donde uno de los pilares», según su óptica», «es Alberto Fernández» porque «es quien trae la visión de América Latina y el Caribe, y Macron la incorporó cuando conoció a Alberto Fernández, no antes», aseguró.

«Esa agenda del sur global busca abordajes distintos, no solo el conflicto de Ucrania y Rusia, sino también hacer foco en cómo se resuelven conflictos entre países, y cuáles son las implicancias que a veces decisiones unilaterales tienen en otros países», completó.

La segunda parte de la gira fue en el G20, «con la participación de las reuniones y la cuestión de salud del Presidente».

Y la tercera fue «que la agenda continuó cuando el Presidente nos instruyó a (el ministro de Economía, Sergio) Massa y a mí para que continuemos con las agendas que estaban previstas», y comentó que «algunas pudieron continuar, otras no ya que eran actividades presidenciales y nadie lo puede reemplazar, como las bilaterales pautadas con Alemania, Italia y Arabia Saudita que no se pudieron hacer».

Sobre el documento final del G20, «la Argentina planteó diferentes temas» que «comenzó a trabajar hace meses».

«Hay cuestiones vinculadas a temas de las agendas de nuestros países, la incorporación de la mirada de género, otras cuestiones como sobrecargos, continuando lo sucedido en Roma el año pasado», repasó, y también marcó la importancia de «hablar del financiamiento con respecto al cambio climático, de la transición energética».

«Son temas que la Argentina viene impulsando que están reflejados en el documento final», concluyó.