El regulador chino afirmó que el país promueve la apertura al exterior y que las empresas de todos los países podrán ingresar al mercado, siempre que cumplan con las leyes y regulaciones locales. La compañía norteamericana está evaluando los pasos a seguir.

La Administración del Ciberespacio de China (CAC), el regulador tecnológico del gigante asiático, prohibió este lunes la compra de los microchips fabricados por la compañía estadounidense Micron Technology, al considerar que pueden representar un riesgo de «seguridad nacional» para el país, en un momento de plena tensión entre las dos superpotencias.

Después de revisar los productos de Micron, el regulador chino concluyó que estos «presentan problemas potenciales de seguridad de red relativamente serios», lo que supone un riesgo importante para la cadena de suministro de infraestructura de información clave de China «y afecta la seguridad nacional».

Por este motivo, determinó que «los operadores de infraestructura de información crítica en China deben dejar de comprar productos de Micron», informó la agencia de noticias Europa Press.

En un comunicado, la CAC dijo que el propósito de la revisión a la que se sometió a los microchips es evitar que esos productos «pongan en peligro la seguridad de la infraestructura de información clave» para China.

En este sentido, afirmó que el país promueve la apertura al exterior y que las empresas de todos los países podrán ingresar al mercado chino, siempre que cumplan con las leyes y regulaciones locales.

Sin embargo, la CAC no dio detalles en cuanto a qué tipo de riesgo implicaba el uso de esos productos ni de en cuáles de ellos se encontró el problema.

Micron evalúa sus próximos pasos

Un vocero de Micron indicó a la cadena británica BBC que la compañía había «recibido el aviso del CAC tras la revisión de los productos vendidos en China», por lo que la empresa está evaluando la conclusión y sus próximos pasos.

«Esperamos continuar entablando conversaciones con las autoridades chinas», agregó.

Asimismo, el gobierno de Estados Unidos aseguró que trabajaría con sus aliados para abordar lo que llamó «distorsiones del mercado de chips de memoria causadas por las acciones de China».

«Nos oponemos firmemente a las restricciones que no tienen base de hecho», dijo un vocero del Departamento de Comercio de Estados Unidos, para quien esta decisión es inconsistente con las afirmaciones del gigante asiático de que está abriendo sus mercados y está comprometida con un marco regulatorio transparente.

Luego de la cumbre del G7 en Hiroshima, Japón, el presidente estadounidense, Joe Biden, declaró este domingo que las relaciones entre Estados Unidos y China deberían empezar a «descongelarse muy pronto», luego de que Washington derribase este año un globo chino, presuntamente espía, y eso generara una nueva escalada de tensiones entre los dos países.

Share.