El gobierno argentino, a través del ENACOM (Ente Nacional de Comunicaciones), decidió avanzar con la adjudicación de bandas de frecuencia destinadas a la prestación de servicios de quinta generación.

Se trata de una decisión que permitirá que el país avance en la implementación de tecnología de punta con aplicaciones cruciales no sólo en el área de telefonóa móvil sino también en el ámbito industrial, científico y de defensa.

Por la operación, que se resolverá dentro de los próximos 90 días, se espera una recaudación de más de mil millones de dólares. De esa manera, además, sostendrá el principio de neutralidad de la red, lo que deja en pie de igualdad a todas las empresas que pueden proveer la infraestructura.

Share.