El gobernador Claudio Poggi había dicho en su campaña que la seguridad iba a ser una de las prioridades de su mandato y comenzó a cumplir con ese cometido al poner en funciones a la nueva plana mayor de la Policía de San Luis. Y sus primeras palabras fueron para la fuerza en general: “Hay que volver a jerarquizar la policía de San Luis. Que cada uno de ustedes se sienta parte orgullosa e integrante de la institución”.

Enseguida se refirió a lo que anhelan todos los sanluiseño, recuperar su libertad, que en los últimos años fue arrebatada por la delincuencia que tomó pueblos y ciudades sin demasiada oposición de la gestión saliente. “Ganó la calle el delito. Nos sacó varios cuerpos. Tenemos que recuperar la calle para quienes queremos vivir en paz. Para quienes quieren estudiar, trabajar, recrearse sanamente. Recuperar los espacios públicos. Recuperar la calle. Recuperar nuestras rutas”, insistió el primer mandatario, quien cree que eso se va lograr “ordenándonos, con disciplina, con vocación, con honorabilidad”.

Tras brindar “todo el respaldo a la Policía de la provincia, siempre por supuesto en el marco de la ley y la Constitución”, volvió a su discurso del domingo cuando asumió, al proponer “eliminar la política partidaria electoral dentro de la fuerza de seguridad, yo me comprometo a erradicarla en lo que me toca. Nunca más un intendente o un capanga del pueblo dándole órdenes al jefe de policía para perseguir un opositor político o algo en beneficio personal. Nunca más. Ayúdenme para que eso pase. Profesionalicemos la policía, lo mismo tiene que pasar en la salud pública, en nuestros hospitales, en nuestras escuelas, en la educación”.

Share.